Os traemos cómo eliminar el moho del barco, tapizados, tejidos, del casco y del flotador de un barco semirrígido o embarcación neumática es una tarea fundamental para que las zonas del casco brillen como el primer día.

El moho, además de dar un mal aspecto, deteriora y envejece los materiales de nuestra embarcación.

El moho aparece en condiciones húmedas porque es un hongo que prospera con esta humedad. Por este motivo, es importante que cuando tengamos nuestro barco, lo tengamos en un garaje o en una zona cubierta. Además, es recomendable que los flotadores de la embarcación estén ligeramente desinflados por los cambios de presión o temperatura. También debemos pensar en que pocos de nosotros tenemos garajes y nuestras embarcaciones invernan en exteriores como puertos marítimos o en el jardín de nuestra casa. Para ello utilizamos lonas de fondeo que si son de mala calidad, pueden llegar a desgarrarse y terminar desprotegiendo nuestra embarcación.

La humedad del ambiente, el relente, el sudor y la oscuridad, son las condiciones ideales para la formación y creación de moho y hongos.

Eliminar el moho del casco de mi barco

Si queremos quitar el moho del casco de nuestro barco, es necesario tener productos de buena calidad. De esta manera, nos aseguramos que tendremos un resultado inigualable.

Desde TodoNeumáticas, recomendamos utilizar Muffanet. Es un spray incoloro que elimina manchas de moho en telas de tejido PVC, Neopreno, mosquetas, vinilos e incluso utilizable en caucho, etc. El moho puede estar presente también en los asientos y otras zonas de la embarcación, deteriorándolos.

También podrás utilizarlo en casa para eliminar el moho de los azulejos de baño.

Consejos de uso

Para utilizar el limpiador Muffanet, recomendamos usar guantes de látex que protejan nuestras manos de la sustancias que componen el producto.

Una vez que nos hemos protegido, rociamos la zona afectada de moho. Tenemos que esperar unos minutos a que el quita moho haga efecto. Una vez realizado este paso, lo quitamos con un paño húmedo arrastrando también la suciedad y el moho incrustado. Si el moho sigue persistiendo, hay que repetir el proceso hasta que la superficie quede impecable.

Tan pronto como la superficie quede seca, las manchas de moho habrán desaparecido y nuestro barco estará como el primer día.