Filtrar por precio

Subcategorías

Brújulas y compases para barcos

En náutica, brújulas/compás es el nombre genérico que recibe el instrumento utilizado para determinar direcciones y rumbo a bordo de un barco.

Es un instrumento de navegación que proporciona una dirección de referencia (respecto al norte) en el plano horizontal y permite la medición de ángulos horizontales con respecto a esta dirección. Hoy en día los compases se gradúan de 0° (norte) a 359° en el sentido de las agujas del reloj.

Desde sus inicios son usados por los navegantes en aguas turbulentas y cielos nubosos, y combinados con una Carta de Navegación son el complemento perfecto, usado desde el inicio de la navegación en todos los mares del mundo, cuando los cielos estaban nubosos y no se dejaban ver las estrellas con las que solían guiarse.

El compás de navegar es un dispositivo magnético que utiliza una aguja que indica la dirección del Polo Norte magnético de la magnetosfera del planeta. Cualquier aparato de medición con una barra o aguja magnetizada capaz de girar libremente sobre un pivote para apuntar en la dirección del Norte o del Sur puede ser considerado una brújula.

La brújula Náutica o de Navegación es de uso marítimo y se usa tanto en barcos, yates, veleros o pequeñas embarcaciones de pescadores también es conocida en la jerga Náutica como Compás Magnético.

Tipos de Brújula

Compás Magnético: El compás magnético que su principio de funcionamiento se basa en la alineación de la aguja magnética del compás con el magnetismo de la tierra (Campo magnético terrestre).
Compás Giroscópico: Tres ejes libres a la dirección de la tierra, son el principio de este tipo de compás gracias al efecto giroscópico, la dirección del eje de rotación de un rotor. brujulas
Compás Electrónico: Como su nombre lo dice, su principio se basa en las propiedades eléctricas de materiales sometidos a un campo magnético Fluxgate, Campo eléctrico (efecto Hall), Magneto resistividad y Magneto inducción son las tecnologías usadas para este principio.
Compás de Satélite: Este principio se basa en el aprovechamiento de la diferencia en las señales recibidas por un par de antenas para calcular la orientación del segmento que une las dos antenas dentro del sistema geodésico asociado al sistema de posicionamiento por satélite utilizado.